Hotels Campanile Bastille

Déjese llevar por la magia parisina, enamórese de sus rincones, descubra sus monumentos y paladee sus sabores gracias a los Hoteles Campanile París

La Plaza de la Bastilla, una de las plazas parisinas más célebres y visitadas, constituye todo un símbolo de la Revolución Francesa. Su nombre evoca el que fue el emplazamiento de la antigua prisión y fortaleza de la Bastilla de San Antonio, tomada al asalto por los parisinos el 14 de julio de 1789, fecha que se considera punto de partida de la histórica revolución que cambiaría el destino de toda la humanidad. A partir del 16 de julio el edificio empezó a ser demolido y sus piedras se vendieron como recuerdo o se reutilizaron para construir el puente de la Concordia.

En la Bastilla fueron encarcelados, entre otros, Voltaire y el Marqués de Sade. Curiosamente aún se conservan algunas ruinas de los basamentos del edificio en la línea 5 del metro parisino.

En junio de 1792 se decide que el lugar en el que se alzaba la Bastilla sería ocupado por una plaza que se llamaría de la Libertad, con una columna conmemorativa. Es la hoy conocida como Columna de Julio que, no empezó a construirse hasta 1833 y, se inauguró en 1840. Bajo el monumento descansan los restos mortales de más de 500 fallecidos durante la revolución de 1830, más otros 200, aproximadamente, de la revolución de 1848. Se encuentra en el centro de la plaza, y en lo mas alto de la columna, de 52 metros de altura, flota ligera la estatua de bronce dorado que representa al ""Genio de la Libertad""